Historia de mi cofradía, con humildad

Corría la primavera del año 1.913, y unos entusiastas semanasanteros entre los que se encontraban Don Ignacio Montilla Sabater, Don Antonio Pascuau Heredero, Don Pedro Sola y D. José Guardia, piensan en crear una nueva cofradía para dar más esplendor a la Semana Santa ubetense. Esta nueva cofradía, se funda en la parroquia de San Pablo y además de rendir culto a su imagen Titular, tiene por objeto llevar el socorro a los hogares más humildes. Adoptan como imagen Titular, la figura de un ECCE HOMO de largas melenas de autor desconocido, venerado popularmente como el Señor de las greñas. Se erige como benefactora de la nueva cofradía, Doña María de Sabater, viuda del ilustre político Don Juan Montilla y Adán, ministro que fuera de Gracia y Justicia en el reinado de Alfonso XIII. El germen ya está creado; y así, despacio pero sin pausa, se va preparando todo para que el próximo año de 1.914, desfile por primera vez por las calles de Úbeda esta nueva hermandad.

El día 14 de enero de 1.914, se ofrece a su Majestad el Rey Alfonso XIII, la presidencia de honor de la cofradía, mediante un pergamino elaborado por el R. P. Félix Romero de la orden de San José de Calasanz. Este pergamino es entregado al Rey en mano.La leyenda del pergamino dice lo siguiente:

“A S.M. el Rey D. Alfonso XIII. Señor: La institución Benéfica Titulada Cofradía del Señor de la Humildad, canónicamente establecida en esta población,unánimemente acordó nombrar a V. M. su Presidente Honorario. En virtud de ese acuerdo y esperando ver satisfechos sus ardientes deseos, expide y firma este título Señor A. L. R. P. de V. M.

Úbeda a 14 de enero de 1.914.”

Igualmente, el Diputado a Cortes por Jaén y Presidente efectivo de la cofradía, D. Ignacio Montilla Sabater, escribe una carta a el Rey Alfonso XIII, solicitando acepte el Título de Presidente Honorario de dicha cofradía. Tanto esfuerzo tiene recompensa; el día 5 de abril de 1.914, el Rey acepta la Presidencia de Honor y designa como representante de su Real Persona en la procesión del próximo Jueves Santo, a Don José Ignacio de Sabater. Todo está preparado.

En la primaveral tarde del Jueves Santo de 1.914, La Real Cofradía del Santísimo Cristo de la Humildad, hace su primer desfile procesional. Los cofrades lucen en ese día una vistosa túnica de paño en color granate con las bocamangas en raso amarillo; el capirucho, también de raso amarillo, lleva bordado el escudo de la hermandad, con los símbolos de la pasión de nuestro Señor. Portan estos cofrades un varal de cuatro tulipas, construidos en la prestigiosa Casa Madrileña de Meneses. El trono que lleva la Sagrada Imagen de la Humildad, también es de la Casa de Meneses. A las seis de la tarde desde la Parroquial Iglesia de San Pablo y encabezada la comitiva por una veintena de soldados romanos formando una banda de tambores y cornetas, inicia su procesión la nueva cofradía, entre los acordes de la marcha real, para recorrer las principales calles de la monumental ciudad de Úbeda.

El 14 de febrero de 1.921 fallece su primer presidente: D. Ignacio Montilla Sabater. Años más tarde, D. Victoriano García Alonso, compositor afincado en Úbeda, inspirándose en el óbito, compone para la Real Cofradía, la marcha fúnebre El Presidente ha Muerto. Esta marcha fue estrenada el Jueves Santo de 1.924.

Los malos tiempos llegan para esta Cofradía. En los años de la contienda civil, desaparece la Imagen de su Titular, pasto de las llamas. La hermandad entra en declive, quedando entre sus filas apenas 12 hermanos. Para pasar inadvertidos la Cofradía tiene que cambiar de nombre, y así, a partir de agosto de 1.937, pasa a llamarse, Sociedad de Socorros Mutuos La Popular Ubetense. Bajo la presidencia de D. Guillermo Rojas Galey y durante estos años aciagos, la hermandad sigue con su carácter benéfico, ayudando al necesitado.

Después de la guerra civil y tras más de una década de espera, la Cofradía, con nuevos aires y movida por un buen equipo de entusiastas amantes de Úbeda y de la Cofradía de “La Humildad”, resurge para alcanzar el esplendor de otros tiempos. Su presidente, D. Antonio Pascuau Cortés con su junta directiva, reorganiza la hermandad. Dª Patrocinio Sabater de Rivas, dona una nueva imagen obra del escultor Juan Cristóbal. También adquiere un nuevo trono, obra del malagueño Francisco Palma Burgos. Tiene mucho que ver en esta vorágine de acontecimientos el ubetense D. Julián Fernández Campos, benefactor de la Cofradía y presidente honorario. La imagen de Juan Cristóbal no gustó a los hermanos y fue sustituida por otra, del escultor Amadeo Ruiz Olmos, procesionando ésta desde el año 1.954 hasta nuestros días. El esplendor de la Cofradía se fue haciendo patente e incluso fue una de las pioneras en Úbeda en tener una sede social, dotada incluso de televisión, salón recreativo y bar, con un servicio de teléfono.

Un icono que siempre ha caracterizado a la Cofradía de la Humildad, ha sido la banda de soldados romanos. Única en la ciudad de los cerros, siempre estuvo presente en los desfiles procesionales de la Cofradía, desde que lo hiciera por primera vez, allá por el año 1.914. Desapareció momentáneamente en el año 1.975, pero fue rescatada con gran acierto en el año 1986, por la directiva que presidió D. Antonio Ruiz Guerrero. Tras una renovación del vestuario, y la incorporación de nuevos componentes, así como distintos elementos ornamentales, han hecho de esta peculiar banda de tambores y cornetas, que hoy por hoy sea una de las cosas más interesantes de Úbeda y su Semana Mayor.

En el año 1.985, accede a la presidencia de la Cofradía, D. Antonio Ruiz Guerrero. En el mandato de este joven presidente, la Cofradía vuelve a tener un nuevo aire: Se restaura la imagen Titular así como su trono, se da un nuevo impulso a la banda de romanos, y se celebra con gran éxito el 75 aniversario de la Cofradía. Además, el rey D. Juan Carlos I, acepta la presidencia honoraria de la Cofradía, el día 4 de julio de 1.986, tras la petición hecha de oficio, el día 12 de junio del mismo año. Durante el mandato del Sr. Guerrero, fruto de la devoción a la Virgen de muchos cofrades, en el año 1.990 se incorpora como cotitular de la Cofradía, una imagen Mariana bajo la advocación de Nuestra Señora de la Fe; aunque la idea de procesionar una imagen de Mariana surgiera con fuerza en la década de los setenta, hasta tal extremo que un grupo de cofrades, sin contar con el beneplácito de la Junta Directiva, montó un altar en la Fiesta Principal, para dar culto a una imagen de la Santísima Virgen (principios de los 80). Conviene resaltar y si la memoria no me falla, que esa pudo ser la primera vez que la marcha Fe se tocara en una Fiesta de la Hermandad, siendo presidente aún D. Natalio Rivas Sabater. El compositor local D. Manuel Antonio Herrera Moya, la dedicó a la Titular de la hermandad, aunque la misma fue concluida, el día 21 de diciembre de 1971, cuando todavía la Real Cofradía del Santísimo Cristo de la Humildad no tenía entre sus Titulares imagen alguna de la Santísima Virgen. La imagen de la Nuestra Señora de la Fe, es del escultor Amadeo Ruiz Olmos, y el trono es atribuido a Vicente Castillo, aunque actualmente difiere mucho de la estructura primitiva, ya que fue adaptado a una canastilla nueva, confeccionada por los propios hermanos de la Cofradía.

Continuará....