¿Quién es el asesino?

No es cuestión de descubrir ahora que el hombre en su versión más irracional, es capaz de las mayores atrocidades que se puedan cometer en contra de su propia especie. La historia nos ha demostrado que en cuestión de exterminio, ni siquiera la madre naturaleza en las catástrofes más sanguinarias, ha llegado a las cotas de destrucción conseguidas por “el rey de la creación”.

Quedándonos en el siglo pasado, en la II Guerra Mundial hubo más de 60 millones de muertos. Solo en Hiroshima con el efecto de una sola bomba, fueron 120.000 las bajas y los heridos más de 300.000. Lejos de remediar tanta destrucción, la fabricación y el comercio de armas es uno de los negocios más prolíferos y rentables que existen, generando hoy en día un movimiento económico de más de 1 billón de dólares. Las guerras son un buen negocio donde invertir. Los responsables nuestros gobernantes.

El genocidio nazi contra el pueblo Judío, evidentemente no tiene ningún tipo de justificación. El éxodo forzoso de 700.000 palestinos hace ahora 60 años, por la creación del nuevo estado de Israel ¿Qué justificación tiene? El exterminio de las tribus que habitaban el norte América ¿No fue un genocidio? ¿Qué tendríamos que decir del tráfico de esclavos? ¿Qué pasó con los indígenas de las colonias españolas en Las Indias? A Hitler, Mussolini, Franco, Pinochet, Bocassa, Lenin, Stalin, Ceausescu, Saddam Husein, etc. los podríamos calificar poco menos que de asesinos. Los crímenes que se le podrían atribuir serían miles. ¿Cómo calificaríamos a Harry S. Truman o George Bush e incluso a Tony Blear?

La “sinrazón” siempre ha estado al lado de los poderosos. Nos han sabido vender bien la moto y hemos disculpado y justificado (o por lo menos hemos hecho la vista gorda) la muerte de tantos y tantos inocentes, que como nosotros luchaban por vivir un poco mejor. Pero no hay que quedarse ahí. Cerca de mí y de ti, hay conciudadanos que se están forrando a costa de la explotación más irracional; que no respetan en absoluto la vida. Vampiros disfrazados de buenas personas, que se esconden y engordan detrás de la opulencia. Morralla que intentan beberse hasta la última gota de tu sangre.

No hay comentarios: